Menorquinas en Parelleta, de primavera en primavera.

Como si un instrumento más de labranza se tratara, Marc Casasnovas, empresario menorquín dedicado a la producción de alimentos ecológicos de Km0, nos aporta la visión más cercana a la tierra sobre el mítico calzado menorquín, las abarcas menorquinas.

Ficha de Marc Casasnovas

Edad: 41
Nacido en: Ciutadella
Profesión: Payés dedicado a la producción ecológica de productos menorquines en el predio que hace honor a la leyenda de la ciudad perdida, “Parelleta” (Carretera de Cap D’Artux km 2,5 )

Restaurador hasta el 2009, dedicó 12 años de su vida al Restaurante Cas Ferrer, el primer restaurante ecológico de Menorca. Hoy en día sus raíces lo han llamado de vuelta al campo como  payés (Hombre de campo), al  igual que sus padres y abuelos lo fueran, manteniéndose siempre fiel a su consigna: alimentos 100% naturales,  ecológicos y de tierra de Menorca.

Marca comercial: Tornasol

Quizás a muchos de nosotros nos cueste imaginar lo que es tener una vida tan ligada a la tierra como la de Marc. Y es curioso como en un trabajo dedicado a labrar, sembrar, alimentar y mimar a otros seres, con tan poco tiempo para uno mismo, las abarcas seas uno de esos elementos que indican la llegada de la primavera; el cambio de vestuario y de calzado que anuncia la llegada del buen tiempo, porque quizás Marc tenga un par de camisetas o pantalones favoritos, pero sólo las sandalias menorquinas le permiten hacer su trabajo con toda comodidad, sin perder el contacto con la querida y taimada tierra.

Son las 9:30 de la mañana y comenzamos la entrevista:

Entrevistador (E): Buenos días Marc, espero no interrumpir mucho tus labores. ¿Desde qué hora estás trabajando?

Marc Casasnovas (MC): Buenos días, que va,  no te preocupes. En el predio no se para nunca, se trabaja de sol a sol. Hoy desde las 7 y hasta que se vaya el sol.

E: Las abarcas nacen ligadas a los predios y la cultura payesa como la de tu familia. ¿Cuál es tu primer recuerdo de unas abarcas?

MC: -Resopla tratando de recordar- Pues desde los 5 años. Las comprábamos en el puesto de Miquel de Ferrerías en S’hort des Façet. Cuando era pequeño me encantaba ver cómo las hacía.

E: ¿Eran como las abarcas de hoy?

MC: No, tenían hasta la cubierta de goma de neumático, eran muy duras y se cosían todas a mano, pero las hacía a medida. Lo bueno de la abarca es que te permiten el contacto con la tierra. Cuando tenía esa edad me sentía muy impresionado por uno de los payeses del predio que trabajaba descalzo, yo lo intenté pero era muy duro – Dice mientras se ríe – . Lo que me agrada de la abarca es que aunque tienes el pie protegido y vas cómodo, puedes sentir la tierra.

E: Es decir, que utilizas las sandalias menorquinas cuando trabajas en el campo

MC: Las utilizo casi todo el año, menos en invierno. Hasta que no te puedes bañar, no te las vuelves a poner y al revés.

E: Así que son casi como un símbolo del verano

MC: Incluso antes, en primavera. Son más bien un símbolo del buen tiempo.

E: ¿Por qué crees que las abarcas menorquinas se han convertido en un tipo de sandalia tan especial y con tanto éxito?

MC: Es un calzado con referencias en todo el mundo y en cada puesto se hace de forma distinta – Nos cuenta en alusión a las avarcas, calzado nacido en la edad media del que provienen las sandalias menorquinas – pero nuestro modelo es diferente, es único. Cuando eres pequeño no te imaginas que algo tan nuestro se comercialice y llegue a todo el mundo como hace hoy en día.

E: ¿Por qué crees que es tan apreciada fuera y dentro de Menorca?

MC: Creo que la gente cuando viene a Menorca la compra como un recuerdo de las vacaciones, de la playa. Luego se dan cuenta de que son cómodas, mejor que una sandalia. Es ideal para el verano. Las abarcas nos  recuerdan los días de vacaciones.

“Las abarcas menorquinas nos  recuerdan los días de vacaciones”

E: Como buen  conocedor de las abarcas menorquinas que eres ¿Qué valoras cuando vas a comprarlas?

MC: Son varias cosas, En primer lugar la goma de la suela, quiero que sean recicladas de goma de neumático,  que es un valor de hoy en día muy importante. Cuando éramos pequeños también teníamos este valor muy presente en la familia, reutilizábamos todo: la ropa, los juegos…hasta que merecía la pena.

Busco que tengan la suela de neumático reciclado, mucho más duraderas. Y  que sean de las que tienen la tira detrás, existe otro modelo con talonera y cierre, pero no resultan tan cómodas, así es más fácil quitártelas y ponértelas.

COMPARTIR
Tagged: pwani