Abarcas con Historia – La necesidad agudiza

Si has llegado hasta aquí seguramente sentirás curiosidad o interés por el mundo de las abarcas, sus orígenes, el porqué de su poder de atracción, su sencillez, o su arquitectura. Todo lo que rodea a este particular calzado lo hace especial, y te proponemos redescubrir su historia de forma ligera, sencilla, y convencidos de que si acabas de leer lo que sigue, vas a sentirte muy cerca de la filosofía de Pwani.

La abarca nace en el campo de Menorca siendo coetánea de Marco Polo, Tomas de Aquino o Alfonso X el sabio. Data del siglo XIII y tiene un origen humilde.
Todo empieza cuando los payeses menorquines obligados a atravesar a diario incómodos caminos pedregosos que dañaban sus pies, veían como se dificultaban sus condiciones de trabajo y hacían más difícil un trabajo duro pero imprescindible. Como se suele decir, la necesidad agudiza… y ya sabéis. Nace el primer par de abarcas menorquinas de la historia. Desde entonces a pesar de su sencillez ha existido una evolución, perfeccionamiento, una atención a los detalles, la ergonomía o su alta calidad de materia prima, que convierten en la actualidad a la auténtica abarca menorquina en un icono, un símbolo de valores mediterráneos, de una personalidad auténtica, de una idea de vida, abanderada de un estilo único, capaz de albergar lo más exclusivo y sencillo en un mismo producto.

menorquinas-familia

Foto: Cedida por la familia Casasnovas Benejam

Su arquitectura se inspira en la flexibilidad y la resistencia, y su esencia gira alrededor de tres ejes: La tira, la pala y la suela neumática de caucho. Las dos primeras pueden ser de materiales muy dispares, en el caso de Pwani, todos los modelos tienen un común denominador en su alta calidad. Solemos encontrarlas en cuero crudo, tejido o piel de vacuno. El tercer eje, la suela de neumático de caucho es clave en nuestra manera de entender el producto. Desde hace más de 50 años, los neumáticos de automóvil, lejos de convertirse en un residuo destinado a dañar el medio ambiente, se reinventan, reciclan y adoptan una nueva función, ser la suela de calzado. La suela neumática, además de tener una fuerte adherencia, mucha resistencia genera muy poco desgaste.

Precisamente la suela de las abarcas Pwani nos hace vincularla con la idea de la huella ecológica. Ecológica, porque parte de material reciclado, no contaminante, contribuye a una sustancial disminución de emisiones de CO2, y con ello nos sumamos a la lucha contra el efecto invernadero. Y la huella, porque queremos que caminar con Pwani, signifique caminar juntos, marcar el camino, hacerlo reconocible, hacer más que nunca, que aquello que a menudo parece invisible, se haga visible a los ojos del mundo.
Porque no soñar con aportar ideas y hacer juntos un mundo un poco más justo, un poco menos gris, llenarlo de color, de vida, de buenos sentimientos. A menudo olvidamos lo más esencial, y si hace ocho siglos se inventó este genial calzado y hoy estás leyendo esto, significa que hay ideas que merecen perdurar para mejorar nuestras vidas. Como payeses que caminan sobre caminos pedregosos, hoy nuestras piedras, nuestros obstáculos son otros, pero las abarcas pueden continuar siendo la herramienta idónea para superar cualquier barrera, en Pwani no nos ponemos límites, la ilusión y convicción en nuestras, tus ideas, nos hacen invencibles.

¿Te atreves a caminar con nosotros y escribir un nuevo, humilde e ilusionante capítulo de la historia de nuestro querido calzado menorquín?

Conoce las 5+1 caracteríticas imprescindibles para distinguir la auténtica abarca menorquina.

 

 

COMPARTIR
pwani